Guía para embalar lámparas en una mudanza como una profesional

Descubre en esta ✍ guía cómo embalar lámparas como una profesional. Consejos de embalaje para tu mudanza 🚚, desmonta y embala tus lámparas 💡

2 noviembre 2021

Para que tu mudanza sea un éxito debes prestar atención a la protección y embalado de los objetos más delicados. En este artículo te vamos a dar las claves para que como una auténtica profesional puedas embalar lámparas, sea cual sea su composición. Con nuestra guía te enseñaremos a hacer un embalaje a medida para este tipo de piezas.

Seguro que las lámparas no es lo primero que te viene a la cabeza cuando piensas en embalar objetos frágiles en la mudanza de tu casa. Sin embargo, créenos cuando te decimos que por su naturaleza, forma y composición, las lámparas de techo son a buen seguro uno de los enseres más difíciles de embalar.

Estos elementos básico de cualquier casa presentan ciertos problemas a la hora de ser empaquetados. ¿Te imaginas cómo transportar una lámpara de araña? ¿Y una lámpara de pie? Son frágiles, normalmente tienen varias partes y casi siempre de formas diferentes. Para ayudarte, hemos reunido todos estos ítems en esta guía para embalar lámparas en una mudanza.

La guía que todo profesional tendría que tener para embalar lámparas de techo

Empecemos por el principio. O dicho de otra manera, los primeros pasos…

  • No te olvides de quitar la luz antes de desinstalar la lámpara.
  • Ten a mano toda la herramienta que vas a necesitar: destornilladores planos y de estrella, cinta aislante y alicates.
  • Necesitarás al menos una escalera y si la lámpara que vas de desconectar es grande o pesada, quizás la ayuda de otra persona te venga bien
  • Prepara todo el material que vas a emplear para embalar lámparas.

Paso 1. Desmonta con sumo cuidado

Antes de empaquetar nada deberás desmontar la lámpara de techo con sumo cuidado, marcando y aislando cada parte. Como sabemos que quizás esto sea una de las partes más difíciles, te las explicamos una a una:

  1. Desconecta de la electricidad la pieza. Procura no cortar los cables y retirar directamente del borne eléctrico. Enrolla el cable y asegura todos los elementos eléctricos que hayas manipulado al cambiar una lámpara.
  2. Desmonta todos los elementos que sobresalgan de la lámpara. Desenrosca las bombillas; retira apliques, plafones o pantallas.
  3. Desarma piezas para facilitar su transporte. Examina la lámpara y desmonta aquellos elementos que favorezcan luego su transporte. Hablamos de brazos, bases y pies.
  4. Agrupa los elementos. Si en todo el proceso has ido recopilando tornillos, arandelas, adornos, bulones y demás, te recomendados que los agrupes bien en bolsas de plástico o en paquetes de plástico de burbujas.
Embalar lamparas como una profesional
Lámpara de techo en pleno proceso de embalado

Paso 2. Ahora sí, llega la hora de embalar tu lámpara

En función de qué elemento o parte de la lámpara de techo estemos hablando, procederemos de una u otra manera.

Embalar lamparas en una mudanza

Consejos extra para embalar lámparas de techo

  1. Desembala tus lámparas desde el principio a la inversa. Tienes que recorrer el camino inverso a cómo lo hiciste cuando las guardaste. Procura desembalar rápido las pantallas ya que son objetos que tienden a deformarse.
  2. Mide tus lámparas antes de comprar cajas de mudanza. Cuanto más se ajuste la caja al tamaño de la pieza, más seguro será su traslado. Y si te preguntas cómo embalar una lámpara de cristal, esta máxima te será fundamental. Otra idea, en lugar de la caja, es soportarla sobre un cubo de plástico y envolverla con foam a su alrededor.
  3. Etiqueta con sentido. Procura marcar con la palabra «Frágil» todas aquellas cajas que contengan lámparas de techo.

Como ves, embalar lámparas en una mudanza es todo un arte. Se trata de una acción que te supondrá técnica y sistema. Y si de algo sabemos en Mudanzas Carlos Rodriguez, es precisamente de eso: del embalaje de enseres para casa profesional. Consulta nuestras tarifas para Bilbao y Bizkaia.

Mudanzas Carlos Rodriguez, «tu mudanza en buenas manos«