Nuestros embalajes: apuesta por la innovación (I)

embalandounmarmol

28 julio 2012

Seguimos apostando por la innovación y mejora constante de ahí que nos empeñemos en la búsqueda de nuevos y mejores materiales de embalaje. Todo ello con la intención de ofrecerle un servicio seguro y de garantías. Así, además de poder acreditar nuestra experiencia de más de 30 años en el sector y de poseer un equipo humano propio, complementamos todo ello con el uso de buenos materiales de embalaje. Y fieles a nuestra apuesta por la transparencia les presentamos aquí un interesante video sobre este nuevo material de embalaje.

 

Continuamos con esta entrada la serie de post que sobre los materiales de embalaje iniciábamos hace algunas semanas. El pasado mes de Mayo, aprovechando que teníamos que gestionar el envío de una mesa de mármol de más de 3 metros de largo a Madrid, decidimos comenzar a utilizar un nuevo material de embalado que complementaría los que en la actualidad veniamos utilizando. Se trata de cantoneras de cartón compacto TPS. Un material que nos permite compactar y reforzar materiales que por su naturaleza son frágiles además de pesados. Eera el caso del mármol que debíamos enviar a madrid.

De este modo, al ya habitual foam (para proteger la suerficie de posibles rayas) y planchas de cartón de espesor 5, le unimos estas cantoneras que proporcionaron a la unidad una mayor seguridad (no olviden que la pieza en cuestión tendría un peso de entre 90 y 110 Kg.). El resultado: el mármol ya sirve a una familia para festejar sobre él las fiestas, celebraciones y encuentros familiares en madrid.

El proceso: se lo resumimos en este video. 

 

 

Porque una empresa seria de mudanzas no se conforma con lo mismo sino que apuesta por la calidad y la innovación, por la búsqueda de mejores materiales, duraderos, seguros, respetuosos con el Medio Ambiente (estas cantoneras están fabricadas con material 100% reciclado) y que en definitiva sirvan para a las exigencias del mercado.

 

Mudanzas Carlos Rodriguez, «su mudanza en buenas manos«