¿Quién necesita una mudanza de oficina?

mudanzaoficinadesmontandoMCR

12 mayo 2014

En ocasiones las empresas de mudanzas somos un poco como psicólogos, escuchamos motivos, razones, preocupaciones que llevan a particulares y empresas ha decidir organizar un traslado. Y en no pocas ocasiones una parte fundamental de nuestro trabajo es la de asesoramiento, no únicamente sobre el propio proceso de la mudanza sino también de los posibles beneficios que ésta pudiera traer. Sobre todas estas cuestiones tratamos de poner luz en esta entrada.

 

 

Una mudanza, cualquiera que sea su ámbito, surge como respuesta a una necesidad. Así, una familia se moverá en busca de más espacio o de un piso con ascensor; mientras que quizás para una empresa su objetivo sea ahorrar o establecerse en un lugar con mejor comunicación. Razones todas ellas que explican la necesidad de un traslado.

 

En muchas ocasiones somos testigos de como un cliente profesional solicita alguno de nuestros servicios sin saber realmente qué necesita exactamente. El mundo de la empresa, más si cabe hoy en día, es dinámico y está en continuo cambio de ahí la necesidad de adaptarse a nuevos escenarios. Y el lugar físico de sus oficinas, talleres o locales comerciales no se escapan a estos cambios. Bien, nos planteamos entonces hacer una mudanza pero… ¿Por qué necesitas hacer un cambio? ¿Qué razones te llevan a ello? ¿Cuáles son los beneficios de esa mudanza?

 

Piensa ahora en las necesidades actuales y futuras de tu empresa. Ahora nosotros te vamos a dar unas motivaciones generales por las que necesitas una mudanza de empresa.

 

Problemas de espacio

«Nuestra oficina se queda pequeña«, es una de las frases más repetidas. Los problemas de espacio no sólo vienen motivados por un hipotético crecimiento de la firma (algo que hoy en día, y debido a la crisis económica, no es muy habitual), sino también por cambios en la producción, puesta en marcha de nuevas líneas de negocio o por reestructuraciones del organigrama interno -por ejemplo al juntar departamentos-. Nuevas ideas, nueva realidad, nuevos espacios de trabajo. En este caso tu empresa necesitará bien una oficina de mayor tamaño o la apertura de una nueva delegación.

 

Buscando nuevos mercados

Atendiendo al tipo de empresa de la que estemos hablando la oficina puede marcar la captación de clientes. No será lo mismo la administración de una empresa de transportes que puede estar ubicada en un polígono industrial que la comercializadora de teléfonos móviles, que necesitará estar en un punto céntrico de la ciudad. Y es que la situación física de tu oficina puede ser una buena forma de captar más y nuevos clientes.

 

Pensando en el ahorro

Aunque pudiera parecer una contradicción en si mismo, invertir en una mudanza de empresa puede ser sinónimo de ahorro. La actual crisis inmobiliario ha motivado un mayor dinamismo del sector del alquiler: se encuentran mejores ubicaciones a un mejor precio en nuestras ciudades que antes de 2009. 

Nos podemos situar incluso en el lado contrario: «¿para qué quiero una oficina tan grande?» Tu misión en este caso será buscar un espacio más barato.

 

Oficina nueva, vida nueva

Los cambios siempre son positivos; son cuanto menos el inicio de algo nuevo. Y eso genera expectativas, ilusiones, la pisibilidad de renovarse,… Además estos estados de ánimo positivos nos ayudarán a contrarestar los efectos secuandarios negativos inerentes a toda mudanza.

Un nuevo espacio permite a los trabajadores un cambio en las rutinas que bien encauzadas por la empresa pueden llevar por ejemplo a un aumento de la producción. 

 

 

Sea como fuere un traslado de oficina implica planificación y organización puesto que hay que minimizar en la medida de lo posible los efectos que sobre la producción pueda tener. Para ello confía tu mudanza a los profesionales, empresas de mudanzas que organizarán tiempos y ejecutarán tareas con el objetivo de que tu empresa no pare.

 

Mudanzas Carlos Rodriguez, «su mudanza en buenas manos«